Malas compañías – Primera parte

Es muy difícil hablar sobre lo que es un guerrero, o cual es la verdadera vía del guerrero, es como discutir cual es el camino para llegar a roma, todos los caminos llevan a roma solo hace falta comenzar a viajar.

No es posible encerrar en una sola filosofía, lo que debe ser un verdadero guerrero, pues los tiempos cambian, el pensamiento evoluciona y la técnica poco a poco va sustituyendo a la república, no importa a donde vayas, los soldados de élite de cada nación solo se diferenciaran por el idioma y el uniforme, así generación tras generación de soldados de élite después de estar en combate y sentirse mal remunerados por su país, venden sus servicios a ejércitos privados o regresan a casa con todo tipo de afecciones psicológicas.

Se suele creer que ellos son los guerreros verdaderos, pues son quienes van a la guerra y saben mucho de disparar y de táctica, y pues si eso no los hace guerreros, ¿entonces que?.

Error de definición, no son guerreros, son soldados, su especialidad es el combate armado, no es lo mismo un paramedico que un cirujano, y ambos salvan vidas!, como ya lo dije anteriormente la guerra se trata de conflicto y perseverancia, es mucho más fácil hablar de guerra cuando se trata entre ejércitos, disparos, bombas y todo lo demás, pero cuando una persona entra en conflicto consigo misma, la cosa se complica, porque nadie sabe como enfrentar algo así, la psicología es una ciencia que prácticamente ha surgido en el siglo XX y solo unos pocos profesionales en la materia tienen idea de como proceder, a diferencia de estos soldados, en las antiguas culturas guerreras de la antigüedad, se puede constatar que aquellos quienes formaban las filas eran personas que desde niños eran entrenados no solo física sino psicológicamente para el conflicto.

Las culturas guerreras más representativas en nuestra cultura son la espartana y la cultura samurais, quienes no solo eran formados en todas aquellas disciplinas necesarias para hacer la guerra, sino que también eran altamente instruidos en disciplinas necesarias para vivir en armonía, es bien sabido que los samurais eran artistas y maestros de ceremonias, debían instruirse rigurosamente en la filosofía confusiana y el budismo, además de poseer un código ético y moral riguroso conocido como bushido, por su parte los espartanos, aunque no es tan conocido, eran también personas muy estudiadas en la filosofía y eran muy versados en cuestión de debates, creadores del laconismo, eran capaces de acabar cualquier debate con una verdad aplastante digna de ser recordada en los anales del tiempo.

Pero en la actualidad cuando se trata de nosotros mismos somos sentimentalmente discapacitados, no conocemos el autocontrol, y por añadidura la disciplina es un imposible aunque sea necesaria para alcanzar nuestras propias metas, pero es mejor así, de esta manera somos más vulnerables a la manipulación, es mejor ser uno más del montón que no pertenecer a ningún lado, es así como recurrimos a la industria para subsanar nuestras dicotomías existenciales:

¿Por favor podrías recetarme una bolsita de mierda para llevar?

la industria dice:

Claro que si!, aquí tienes tu “Kit de Auto-Ayuda Starter Pack”, estamos de oferta!, aceptamos tu alma como modo de pago!

La autoayuda, es ahora una religión new age, creada por hombres para darle sentido a la vida y corregir errores propios inculcados por la cultura moderna.

señores, la vida no tiene sentido, somos un pedacito de nada en el universo, si la raza humana desapareciera mañana, el universo seguiría su curso como si nada, no, no somos especiales, no somos los escogidos por nadie para hacer nada trascendental para el bienestar de las galaxias. Habiendo dicho esto, vive tu vida, no tienes nada mejor que hacer ¿o sí?, la guerra es una filosofía de vida, es un método, para construir un concepto valioso, es una manera de perpetuar tu nombre en algún sitio de la indiferente eternidad, como lo que pretenden esos grafitis que dicen fulano estuvo aquí.

Malas compañías son muchas, pero de las que nos ocuparemos de definir en esta oportunidad son, fanatismo e ignorancia, específicamente ignorar el funcionamiento de tu mente.

Ignorar lo que eres en realidad, no solo te pone en riesgos innecesarios, pone a los tuyos en un riesgo inesperado. Imagina que vas a una batalla, tienes tu arma (la cual no sabes usar), y cuando viene el enemigo, halas el gatillo pero no dispara, no sabes porque!, ¿¡que pasa!?, aaah!! claro!! es que tenia el seguro puesto, pero como no conocías el funcionamiento del arma, bueno, que más da, ya estás muerto!, es lo mismo con la mente, debes entender tus sentimientos y la forma en la que entiendes el mundo, la manera en la que las cosas te afectan, y por supuesto buscar contramedidas efectivas para hacerte más fuerte.

Si eres fanático (no necesariamente de alguna religión, puede ser de un partido político, o de un líder), esto te llevará a enfrentamientos innecesarios, en lo que vas a herir a personas inocentes, y cuando hieres a personas inocentes, el resto del mundo te dará caza, e independientemente de si hieres o no a gente inocente, el fanatismo siempre te convertirá en un esclavo de tu descontrol, pues con insultar tus creencias el enemigo adquiere fácilmente dominio sobre tí, y por supuesto te arrebatará uno de los rasgos más característicos de un guerrero, el respeto, el honor de valorar y ser valorado a pesar de las diferencias, para mí cuando comienzan a hablar de que religión es mejor, se ven tan inocentes como los niños que gritan, pikachu yo te elijo!; No quiero decir con esto que la religión esté mal, cualquier cosa que te pueda hacer más fuerte mentalmente y te haga sentir más sereno antes de combatir, es igual de válido, si tu fe te hace sentir bien, perfecto, pero guárdala para ti.

Ser fanático y ser idealista son cosas diferentes, el fanatismo es inamovible a pesar de sus errores, y el idealismo evoluciona en busca de una mejora acorde con la realidad.

¿Porque es tan necesario este trabajo interno antes de seguir adelante y ser considerado un guerrero?

El mundo ha evolucionado, la filosofía, la cultura, los medios de telecomunicaciones, los conflictos bélicos en la actualidad poseen un factor psicológico que se ha convertido en pieza clave para definir quien será el ganador, ya no gana quien se hace del control de una ciudad, sino el que mejor transmite la información al mundo, te pueden hacer ver como un tirano que solo está pescando en aguas turbias, o un salvador que vino a emancipar los derechos humanos y con ello viene la presión social e internacional, la inteligencia domestica y muchísimos otros factores que hacen del mundo actual un paraíso, pueden jugar a favor o en tu contra, se puede destruir a una persona con el bullying, y se puede destruir la economía de un país con un hoax nacido en facebook, la difusión de la PNL y demás técnicas de persuasión, ha hecho que incluso tus creencias religiosas pueden ser utilizadas para manipularte a hacer o decir cosas insospechadas, mientras más y mejor aguantes la presión del día a día, mayor éxito tendrás en lo que sea que quieras hacer, desde trabajar en una empresa, hasta conquistar el mundo, debes saber quien eres y  ese conocimiento debe ser lo más sólido e incorruptible posible.

¿Te has preguntado porque siempre admiramos a tipos como batman?, ¿tipos duros no?, idealistas, justicieros, tienen un alma de acero en cuerpos humanos, hay muchísimos aspectos psicológicos que hacen de un hombre un guerrero, pero no vale la pena mencionar todos los que conozco en este primer paso, por eso me quedo con la línea de Denzel washintong, en la película “the equalizer”

-Progreso, no perfección-

La guerra siempre se ha vivido en dos planos, uno mental y otro físico, y conocerte es definitivamente el primer paso para conseguir tu propio camino, para convertirte en un verdadero guerrero capacitado para prevalecer en cualquier circunstancia, y no lo digo yo, lo dice uno de los más grandes estrategas de la historia, sun tzu, en el tercer capítulo de su libro “el arte de la guerra”, estrategia ofensiva, explica como el conocerte a ti mismo es esencial para ganar una guerra, y el autoconocimiento no sirve de nada si no hay aceptación, primero acepta tus errores, si logras adquirir el valor de enfrentar tus errores por consecuencia conseguirás el valor necesario para enfrentar tus miedos.

Perfecciona cada pequeño movimiento y aprende a usarlo a tu favor antes de aprender otra cosa.

El problema con la autoayuda, es que son en su mayoría solo lecturas reflexivas, que a pesar de insistir en la practicidad de sus conocimientos, pocas personas se aventuran en la investigación seria y puesta en práctica de hábitos  diferentes y la mesura de sus resultados, ¿realmente estos nuevos hábitos funcionan como esperaba?, todas las personas son diferentes, y lo que le funcionó al autor, y a otras tantas personas puede que no sirva para ti, no es lo mismo leer un libro de paulo cohelo, que leer un libro de introducción a la psicología, o un libro de divulgación científica seria acerca de estudios psicológicos que son de interés para lo que deseas lograr, como tampoco es lo mismo ir directamente a un psicólogo especialista por una consulta, pero como aquí hablamos de autoayuda real, nos referimos a temas que pueden ser atendidos con menor cantidad de conocimientos especializados, pero con resultados igualmente positivos, siempre y cuando esta ayuda sea realizada de forma activa y consecuente con una meta especifica y no solo una mera lectura reflexiva para una paja mental moralista.

Te recomiendo que escribas un diario, en el que anotes lo que sucede en tu vida y sobretodo lo que sientes respecto a lo que te está sucediendo, dale énfasis a tus pensamientos, y periódicamente léelo con calma, como si leyeras una novela, en la que no conoces nada sobre el protagonista, es importante que no confundas tus diálogos internos, con la explicación de tus sentimientos, ¿Como me siento por este hecho?, ¿Que desearía hacer?, ¿Que planeo hacer?, ¿Que fue lo que realmente hice?, ¿Como te hizo sentir el resultado?.

En resumen, comienza por estudiar sistemáticamente quien eres, ¿Porque reaccionas de ciertas maneras ante ciertos estímulos?, y ¿En que situaciones sueles actuar de otras formas?, acéptalo y corrigelo, no necesitas una titulación en psiquiatría para hacerlo, y poco a poco, comenzaras a armonizar las cosas que piensas y las cosas que haces, la conciencia es lo primero que debes conquista, no será fácil, al principio te costará aceptar que eres un pedazo de mierda (Créeme, no te lo digo yo, te lo dirás tu mism@), pero dejarás de sentir lastima por ti y tu situación de mierda, levántate, sacúdete las rodillas, camina con la cara arriba y con orgullo, dale muerte a tus errores, poco a poco conquistarás una psiquis mucho más resistente y correcta, que poco a poco no solo tu autoconcepto cambiará sino que la seguridad en ti mism@ será mayor, y es así como comienzas realmente a trabajar por una mejor versión de ti mism@.

Auf wiedersehen

Was this post helpfull?